Información importante sobre Cookies:

Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra

Política de cookies.
Ministerio de Industria, Comercio y TurismoSecretaría de Estado de Comercio
Buscador

Comercio

Regulación del comercio internacional de servicios

La naturaleza intangible de los servicios (transacciones invisibles se ha denominado tradicionalmente a las que les afectan) y la dificultad natural que ofrece su compraventa internacional, muy disminuida ya por los avances políticos y tecnológicos pero aún existente, son las causas fundamentales de que hasta fechas muy recientes no se haya intentado su regulación internacional. Existían acuerdos internacionales bilaterales que regulaban la prestación internacional de determinados servicios, como puede ser el caso de los transportes, pero ni existían acuerdos de este tipo para el conjunto del sector servicios, ni aún menos se había intentado su regulación en el ámbito multilateral.

REGULACIÓN MULTILATERAL

La situación cambió radicalmente en los años 90 del pasado siglo con la firma de un acuerdo regional de la importancia del NAFTA (acuerdo de libre comercio entre EEUU , México y Canadá) que incluye un capítulo amplio sobre servicios y, muy especialmente, del GATS como parte del gran impulso de la Ronda Uruguay que llevó a la creación de la OMC .

El GATS fue resultado de un importante esfuerzo de la comunidad internacional y se convirtió inmediatamente en la norma de referencia por su carácter omnicomprensivo, ya que abarca prácticamente todos los aspectos relevantes del comercio de servicios, por su aplicación casi universal, ya que resulta aplicable en todos los países miembros de la OMC , y por su inteligente sistema de aceptación flexible del grado de liberalización que cada firmante esté dispuesto a ofrecer a todos los demás.

En una versión especial del sistema que tan buenos resultados ha dado en el comercio de mercancías, el GATS compromete a los firmantes

  • a aceptar una serie de obligaciones y disciplinas en la regulación de su comercio de servicios que van desde la transparencia de las normas, su legalidad y proporcionalidad con los objetivos que se pretendan o la defensa de la libre competencia, hasta la no-discriminación entre países firmantes y el respeto a su capacidad de liberalizar más en acuerdos regionales si se cumplen determinadas condiciones.
  • a presentar un listado inicial en el que se reflejen todos los compromisos que el país asume en cuanto a liberalización de su mercado de servicios, listado que debe redactarse siempre que sea posible en la forma homogénea de la Clasificación Central de Productos de la ONU y distinguir entre los compromisos horizontales, que afectan a todos los sectores por igual, y los específicos que se refieren solo a un servicio concreto. Además, los compromisos deben asumirse separando los que ofrecen libertad de acceso al mercado del país firmante y los que ofrecen a los proveedores extranjeros el mismo trato que a los nacionales. Esta última distinción no es siempre fácil de hacer y por eso muchos países, en caso de duda, optan por listar muchos de sus compromisos y limitaciones bajo ambos epígrafes
  • a involucrarse en un proceso permanente de liberalización progresiva a través de negociaciones multilaterales periódicas que pretenden alcanzar niveles cada vez más altos de apertura de forma equilibrada entre todos los firmantes pero teniendo en cuenta el nivel de desarrollo de cada uno.

La llamada Agenda de Desarrollo de Doha o Ronda Doha, abierta en 2001 y todavía en curso, incluye, en cumplimiento de ese compromiso, negociaciones de ampliación del GATS , pero el ritmo de avance está resultando mucho más lento y accidentado de lo que era de prever, de manera que la actual situación del GATS seguirá durante bastante tiempo siendo la única fuente internacional de derechos, de carácter multilateral, para las empresas que quieran exportar sus servicios a nuevos mercados.

Las listas de compromisos de los 157 países miembros pueden consultarse en las siguientes páginas web de la OMC :

Debe tenerse en cuenta que la consulta no es fácil porque aunque el sistema de declaración es uniforme y consiste en definir en una columna el sector o subsector que se liberaliza y en las dos columnas siguientes las eventuales limitaciones que se aplican en términos de acceso al mercado y trato nacional respectivamente, para cada uno de los modos de suministro anteriormente mencionados, la uniformidad total es imposible y cada país define libremente sectores y limitaciones de forma que es necesaria una lectura muy detallada o estar suficientemente familiarizado con los documentos. Además, hay que tener en cuenta los compromisos y limitaciones horizontales de cada país que afectan a todos los sectores.

REGULACIÓN BILATERAL

Por otro lado, y como consecuencia en parte del escaso avance de las negociaciones multilaterales que afectan a todo el comercio, no solamente al de servicios, en los últimos años se ha producido una proliferación de acuerdos de libre comercio bilaterales o regionales que han empezado a incluir capítulos sobre liberalización del comercio de servicios lo suficientemente amplios como para ser homologables en términos del GATS , es decir, para acogerse a la excepción al principio de no discriminación entre firmantes. La UE es una de las entidades más activas en este terreno y eso hace que por esta vía bilateral o regional sea previsible que en unos años, incluso en ausencia de avances en el ámbito multilateral, aumente sensiblemente el grado de consolidación de los compromisos de liberalización a que puedan acogerse los exportadores españoles. Existen acuerdos en diferentes estadios de negociación con un amplio número de países y regiones que pueden consultarse (en inglés) con bastante detalle en los siguientes enlaces con la web de la DG de Comercio de la Comisión Europea:

http://ec.europa.eu/trade/creating-opportunities/bilateral-relations/countries-and-regions/

 

Gobierno de España . Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

P. de la Castellana 162, C.P. 28046 Madrid