Información importante sobre Cookies:

Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra

Política de cookies.
Ministerio de Industria, Comercio y TurismoSecretaría de Estado de Comercio
Buscador

Comercio

Canadá

Contido da páxina
Las relaciones comerciales de la UE con Canadá se articulan en base al Acuerdo Marco de Cooperación Comercial y Económica de 1976, primer acuerdo de carácter no preferencial que la UE firmó con un país industrializado y que, desde entonces, ha servido de base para la gestión de las relaciones comerciales bilaterales; aplicándose el Trato de Nación Más Favorecida al comercio bilateral de bienes y servicios.
 
En 1999, se creó la Mesa Redonda UE-Canadá para los Negocios (CERT), al objeto de propiciar oportunidades de negocios entre ambas partes.
 
Progresivamente, a fin de facilitar el comercio, se han ido firmando varios acuerdos bilaterales, algunos de carácter sectorial: Acuerdo de Cooperación Aduanera (1997); Acuerdo Veterinario (1999); Acuerdo de Vinos (2003) -con una serie de declaraciones comunes adjuntas al Acta Final, en vigor desde febrero de 2004, que recogen aspectos tales como normas de origen, etiquetado o indicaciones geográficas-. Así mismo, cabe referirse al Acuerdo Civil de Seguridad Aérea (2009) y Acuerdo de Transporte Aéreo (2009) y señalar la existencia del Acuerdo de Reconocimiento Mutuo Bilateral.
 
En la Cumbre UE-Canadá de 2007, ambas partes acordaron la realización de un Estudio Conjunto para analizar los costes y beneficios de una mayor liberalización del comercio bilateral.
 
En mayo de 2009, tras la elaboración de un Informe Conjunto sobre el Ejercicio de Alcance (“Scoping Exercise”), se lanzaron las negociaciones para un Acuerdo Económico y Comercial Integral (CETA - "Comprehensive Economic and Trade Agreement"), acuerdo comercial preferencial que incluye compromisos de liberalización en el comercio de bienes y servicios, además de capítulos como inversiones o compras públicas.
 
El 18 de octubre de 2013, la UE y Canadá anunciaron que habían alcanzado un acuerdo político sobre los temas más difíciles de la negociación, aunque a nivel técnico quedaban todavía cuestiones complejas que resolver. Éstas fueron resueltas a lo largo del año siguiente y en consecuencia, durante la cumbre Canadá-Unión Europea, celebrada el 26 de septiembre de 2014 en Ottawa, el Presidente de la Comisión europea Barroso y el Primer Ministro canadiense Harper anunciaron públicamente el fin de las negociaciones del CETA.
 
Se han cerrado por tanto unas negociaciones que han durado más de 5 años y que suponen uno de los principales hitos de la politica comercial comunitaria al ser el primer acuerdo amplio y ambicioso con un país desarrollado del G8. Supondrá por tanto un excelente precedente para futuros acuerdos con países como Estados Unidos o Japón.
 
En esa cumbre también se cerró el Strategic Partnership Agreement (SPA) o Acuerdo de Asociación Estratégica en materia de Política Exterior y Acción Conjunta en Asuntos Globales.
 
Canadá ofrece un mercado de tamaño considerable para los bienes y servicios europeos, agregando una economía de 1,6 billones de dólares y una población de más de 35 millones de habitantes. Los agentes económicos de la UE obtienen el mismo trato e incluso mejor que el que reciben sus competidores de EE.UU. Este es un gran logro para nuestro objetivo de conseguir más empleo y crecimiento en Europa en medio de un periodo de incertidumbre y recesión económica.
 
Este acuerdo permitirá:
 
·        Reforzar nuestra presencia comercial en Canadá, tanto en bienes como en servicios.
·        Favorecer las inversiones de empresas españolas en Canadá (y las de Canadá en España).
·        Acceder al antes cuasi-inexpugnable mercado de compras públicas canadiense.
·        Proteger nuestras Denominaciones de Origen.
·        El CETA puede servir de modelo para otros acuerdos con países desarrollados.
 
Además de aliado político, Canadá es, al tiempo, destino importante para las inversiones europeas y emisor de las mismas hacia la UE, creando empleo y riqueza. Canadá es un país rico en recursos naturales y materias primas y una fuente muy importante de conocimiento.
 
 

Volver

Gobierno de España . Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

P. de la Castellana 162, C.P. 28046 Madrid España